6 de diciembre de 2011

BiZCoCHiToS aMoRFiToS

INTRODUCCIÓN HISTÓRICA
Un bizcochito versátil y simpático


Una madre siempre ve guapos a sus hijos, para qué engañarnos, ¿no? Bueno, cómo no voy yo a ver simpáticos y requetelindos a mis bizcochitos de hoy. Y claro, buenos están buenos que ya los he catao. Estos bizcochos siguen la receta de los tradicionales mostachones de Utrera (por lo menos en la masa base) que luego ya podréis adulterar echándole nueces, chocolates, etc, etc...

Son bizcochos de formas varias y variopintas para desayuno, merienda y para cuando a uno le da un "tengo ganas de algo" pero "no sé que comer"... pues eso... sin conservantes, sin colorantes y a parte, os ahorráis el gimnasio porque se suda un huevo, batiendo los susodichos...

Suerte y que os salgan ricos si os atrevéis con ellos!!!


¿QUÉ NECESITAMOS PARA ESTA RECETA?
La infraestructura

Hoy vamos a necesitar un repertorio bastante amplio de cachibaches:

* Un bol grande y dos medianos, o irse turnando los cacharros si no tenéis tantos.
* Jarra para medir o pesa/balanza.
* Un cazo pequeño - mediano.
* Colador (sí, para ohhhh os lo imagináis, tamizar la harina, sí!!!... irónico total...).
* Papel vegetal para hornear.
* Una varilla para batir o batidora eléctrica en su defecto.
* Cuchillo para mondar.
* Bolsas de congelación plásticas o una manga pastelera.
* Tijeras.
* Horno tradicional o como en mi caso, horno microondas con convección.
* Agarradores para sacar y meter cosas del horno o si queréis sin esto, pues un bote de crema para quemaduras.



INGREDIENTES
Los materiales de construcción
(Para 4-5 hornadas de unos 8 bizcochitos medianos-pequeños)

* 500 gramos de harina para repostería.
* 250 gramos de azúcar blanquilla.
* 5     huevos.
* 1     cucharilla de postre de levadura química en polvo.
* 2     cucharillas de postre de canela en polvo.
* La piel de un limón.
* 1 taza de café de agua.



Por cierto, entre los ingredientes de hoy aunque no se diga hay que echarle paciencia, fuerza bruta, amor (sí, cosas totalmente normales) y un escuadrón de limpieza como de 5 personas para la cocina.


ELABORACIÓN
Mano de obra


PaSoS PReVioS

* Separamos las claras y las yemas de los huevos y las reservamos.



* Tamizamos la harina. Jajajajaja, soy una fiera de la cocina, en serio, tamizar medio kilo de harina y habéis visto el coladorcito de la Barbie que tengo??? Pues lo he hecho como una campeona...



* Separamos 50 gramos de azúcar del total y los colocamos en el cazo con el agua (aproximadamente el mismo volumen de agua que el que ocupe el azúcar) y la piel del limón que hemos mondado. Lo ponemos a fuego fuerte y revolvemos hasta que el azúcar se disuelva, luego retiramos del fuego y lo dejamos ahí reposando para que se vaya poniendo templadito. Este almíbar luego lo meteremos en la masa.

Limón al que hemos torturado en esta ocasión

Mezcla para hacer el jarabe, se deja hervir moviendo para que
no se pegue el azúcar y luego se aparta y se deja reposar


OJO:  Es importante que al quitarle la piel al limón lo hagáis lo más finito posible, porque la parte blanca de dentro, es decir, a veeeeerrrr lo que está entre lo que es la pulpa del limón y la piel del limón... pues eso es super amargo... así que ESO NO SE TOCA!!!!


eMPeZaMoS

Ahora, en un bol mediano mezclamos las yemas de los huevos con los 200 gramos de azúcar blanquilla y la canela y a revolver con la varilla hasta que la masa quede blanca, homogénea y que el azúcar esté lo más integrado posible. ¿Blanca? Sí, blancos os vais a quedar de revolver, porque eso amarillo, en serio, acaba cogiendo color blanco.

En principio los huevos son casi indistinguibles
del color del bol, no?


Tras añadir la canela, añadimos poco a poco el azúcar

Y tras batir y batir hasta que el azúcar se integre
tachánnnnn todo se quedó BLANCO!!!!

Reservamos la mezcla anterior y vamos al "secreto de la masa": las claras de los huevos. Bueno, secreto ninguno. Se ponen en el bol grande y con ayuda de Dios, la varilla y vuestros brazos empezáis a revolver ahí como si no hubiera mañana... a mí llegó un punto que empecé a lamentar no haber comprado la batidora eléctrica de varillas en su momento, luego, agonizando me vino el recuerdo de mi abuela haciendo bizcochones revolviendo a manubrio... vi entre tanto 2 vídeos de youtube de gente batiendo claras... vamos... de todo... cambié de brazo como 2 o 3 veces, porque no es plan de que me saliera un brazo como el de Rafa Nadal... ahhhh, a todas estas, felicidades por la Davis, ¿no? Deciros que en 5  o 6 minutos batiendo a buen ritmo eso sube sí o sí... hay cosas más difíciles en esta vida que queremos que suban y suben, esto no va a ser diferente....

El antes

El después

Ahora mezclamos las dos masas la de las yemas de antes y las claras, lo revolvemos para que integre y vamos a ir añadiendo ahora poco a poco la harina tamizada. Yo lo que he hecho es dividir la harina con la levadura química en dos cacharritos. ¿Para qué? Pues para acordarme de que a mitad de echar la harina con la levadura hay que echar el jarabe del limón, azúcar y agua que hemos hecho antes.

Mezclamos las dos masas

Aquí hemos añadido ya la mitad de la harina
y la levadura química en polvo

Ahí va el revoltillo!!!


Pues eso, con mucha paciencia vamos echando la harina a poquito... y cuando llevemos la mitad, metemos el jarabe (sin la piel del limón, que habremos retirado previamente) a la mezcla, revolvemos y luego seguimos integrando la harina. Llegará un momento en que mover la varilla sea complicado. Ahí ya con toda la harina integrada dejamos de revolver. Ha acabado el suplicio.

Es apreciable el color del jarabe que ha cogido
tras reposar unos 20 minutillos: 0 colorantes
artificiales, solo 1 limón!!!

Seguimos añadiendo la otra mitad de la harina


Ahora tomamos una o dos bolsitas de congelar o la manga pastelera (desechable) y la rellenamos con la masa. Cerramos con un nudito, cortamos una esquinita con la tijera y sobre la bandeja del horno con el papel de hornear encima vamos depositando la masa con cuidado que va a crecer y pueden pegarse los bizcochitos. A mí algunos se me pegaron y otros no pero bueno, quedar quedaron ricos.


La segunda manga pastelera mejor hecha
que la malograda primera... en el fondo

Se rellena la bolsa limpiamente

Se le hace un nudito, se corta la esquinita y...

Se hacen los gurruñitos en un papel de horno sobre
la bandeja...

Se hornean a 170º durante 15 minutos más o menos hasta que estén doraditos. Se sacan y se dejan enfriar y una vez fríos se espolvorean con azúcar glass o canela o ambas... También hay quién les hace una glasa.

Me explico: La glasa es lo que recubre a los donuts y se hace a base de zumo de limón (para aprovechar el que habéis usando para quitarle la piel a tiras), azúcar glass (que ya la tenemos de las magdalenas) y agua. Esto queda hecho un líqido muy espeso con el que se barniza los bizcochos. La pega que yo le veo es que ya eso tiene mucha azúcar como para meterle más todavía... ahora, golosos del mundo, vosotros podéis echarle lo que os dé la gana... hasta bañarlos con chocolate fondant!!!

Se hornean hasta dorarlos y que quede
la parte superior tostadita

Finalmente los dejamos enfríar y se decorar con azúcar
glass o canela

Espero que os queden buenos, porque estos han quedado muy muy ricos y esponjosos y os sirvan para merendar una tarde de estas de puente!!!!