25 de diciembre de 2011

BiZCoCHóN De LiMóN

INTRODUCCIÓN HISTÓRICA
El bizcocho básico, el de fondo de armario...


Aquí vamos con la receta de un bizcochón, es decir, lo que en la península se llama bizcocho y que se hace en un pis-pas usando la famosa batidora de varillas, famosa en el mundo entero y particularmente en mi casa.

Alguien podría decir que ni que se me fuera a caducar la batidora, pero es que como estoy explotando los recursos de la casa de mi madre y en la mía no tengo, pues eso... veréis que salen muchas recetas ahora con esa batidora y que hasta Semana Santa no vuelvo a usarla jejeje pues eso,... que no tengo batidora de esas pero que se aceptan regalos.

¿QUÉ NECESITAMOS PARA ESTA RECETA?
La infraestructura

* Una batidora de varillas eléctrica o una turbomix (hoy aprovechando que estoy en casa de mi madre, usaremos la famosa batidora de varillas que no dejo ni un día de nombrar).
* Un bol para hacer la mezcla.

* Una lengua de gato, sí, cogéis el gato y se la arrancáis... anda anda... es una espátula de plástico muy flexible que sirve para "rebañar" hasta la última gota de masa fácilmente. No supone una gran inversión, un euro en el chino..., las buenas 2 o 3 euros en el Carrefú :P

* Un molde para bizcocho tradicional, el molde metálico del cilindro en el centro... ya lo vemos más abajo en una foto.
* Un rallador, o en su defecto un cuchillo, paciencia y mucha maña... bueno, es para rallar el limón así que más que paciencia hace falta un milagro.

* Una aguja de hacer punto (tricotar) de la abuela... ¿? No, no me he vuelto loca...


Esta es la famosa batidora de varillas
que usaremos again and again


INGREDIENTES
Los materiales de construcción

La medida estándar en esta receta será la archiconocida "MEDIDA DEL VASITO DE YOGUR", sí, super extendida, tanto que el sistema métrico internacional va a cambiar en menos de nada para adaptarse a ella... que ni litros, ni gramos... vasitos de yogur de Danone...

Sistema métrico de la república independiente
de mi cocina: el vasito de yogur

En base a la medida anterior, necesitaremos:

* Un yogur de limón (u otro sabor que os guste), la marca es irrelevante, lo que debe ser es un yogur sólido, no de frutitas ni de trocitos...

* 2 vasitos de azúcar blanquilla.

* 4 vasitos de harina de repostería.

* Medio vasito de aceite a ser posible de girasol y en su defecto de oliva suave.

* 5 huevos, separadas las yemas de las claras.

* 1 sobre de levadura química en polvo.

* Ralladura de un limón.

* Pepitas de chocolate o nueces para decorar (no salen en la foto).

* Un poco de mantequilla para untar el molde (no sale en la foto).


Ingredientes salvo las pepitas de chocolate

oBSeRVaCioNeS:

* El poner un yogur de limón tampoco es que vaya a aportar un sabor brutal al bizcochón, lo digo por si vais super ilusionados con eso. Casi mejor si queréis que vaya con mucho sabor es meterle aroma artificial que venden en botecitos.

* Esta es la receta básica, a partir de aquí cada cual puede rellenar el bizcocho con lo que quiera o añadir frutos secos en polvo a la masa, como decoración, etc, etc... 


ELABORACIÓN
Mano de obra

* Separamos las claras de las yemas ayudándonos de las cascaritas de los huevos. No pasa nada si se os cae por accidente una yema al bol de las claras puesto que con una cuchara y con cuidado se puede "rescatar" la yema díscola.

Separación de claras y yemas

* A continuación, vertemos el contenido del yogur en un platito y lo reservamos, limpiamos el vasito y medimos las cantidades de los ingredientes dejándolas reservadas en recipientes o, si tenéis ayuda, como yo hoy que tenía a mi madre batiendo y a mi padre sacando fotos pues podréis ir midiendo sobre la marcha.

* Empezamos batiendo las claras de huevo a punto de nieve. Con la batidora eléctrica os llevará 2 minutos pero siempre aconsejo estar más rato porque el secreto de un buen bizcochón está en batir mucho, levantar mucho esas claras y que queden muy esponjosas.


* Añadimos los dos vasitos de azúcar a las claras montadas poquito a poco y seguimos batiendo un buen rato para que el azúcar se disuelva en las claras sin que queden granitos.


* Una vez integrado todo el azúcar, añadimos las yemas y seguimos batiendo para que se mezclen bien.


Antes....

Después...

* Ahora añadimos el medio vasito de aceite de oliva o girasol.


* Añadimos el yogur y lo integramos en la masa...


* Luego, la levadura junto con la harina poco a poco, esperando a que con ayuda de la batidora se vaya mezclando...



 * Y finalmente la ralladura de limón, con lo que debería quedar una masa con la consistencia que se ve en la siguiente foto.


* Con un poco de mantequilla untamos el molde del bizcocho. Esto puede hacerse con una brocha de repostería (a lo fino) o con la mano (a lo bruto). Aquí hemos optado por dejarnos de finuras y untar como hemos podido. Por cierto, la lengua de gato también se puede usar para untar.

El pichirulo del centro es vital que lo tenga
para que el bizcocho se hornee bien
y no quede crudo al centro (tecnología punta)

 * Metemos la masa en el molde y rebañamos con ayuda de la lengua de gato. Espolvoreamos con nueces o pepitas de chocolate la masa. Luego de hacerlo, nos dimos cuenta de que las pepitas se iban a ir al fondo del bizcocho y que hubiese sido mejor idea echarlas casi al final... pero luego os cuento.


 * A continuación introducimos la masa en el horno, previamente precalentado. En esta ocasión hemos hecho el bizcocho en horno de gas, con fuego de arriba y abajo durante 40 minutos.

MuY iMPoRTaNTe: Una vez metido el bizcocho al horno otro de los trucos para que esto no sea un fracasito es NO ABRIR LA PUERTA BAJO NINGÚN CONCEPTO mientras se esté haciendo porque si la abrís... os puede salir un gremlin de dentro del horno... nooooo, resulta que el mito este de que los bizcochos se asustan y se bajan, pues no es un mito, es verdad. Si abrís la puerta antes de que el bizcocho esté cocinado por dentro, éste baja y se chafa. Así que, aguantaos sin abrir durante 40 minutos más o menos.

Respetando eso de no abrir la puerta del horno
hasta el final de los finales...

* Cuando ha pasado el tiempo reglamentario, abrimos la puerta del horno y pinchamos el bizcochón con la aguja de coser o con un palillo o con un cuchillito o lo que sea que sea metálico, y, si sale limpio es que está hecho y podemos apagar el horno. Cerraremos la puerta rápidamente y dejaremos que el bizcochón, el gremlin y el horno se enfríen...

* Si lo hemos hecho bien, luego, se podrá desmoldar fácilmente, con ayuda de la lengua de gato y un trapo de cocina para darle la vuelta y su aspecto debería ser el que sigue:


Antes de desmoldar, pasamos la lengua de gato
por el borde para despegar el bizcochón.
Envolvemos con un trapo de cocina y damos la vuelta,
sacamos el molde y con el mismo trapo damos
la vuelta al bizcochón :)

Y tachánnnnnnnn, qué pinta!!!

Y ahí véis donde ha ido el chocolate,...
al fondo!!!


Espero que os guste y si os animáis a hacerlo, colgad las fotillos en el muro de Facebook (Wendolina Damiani) o por Twitter (@WendolinaDamian) :)