11 de octubre de 2012

SPaGHeTTi BoLoÑeSa

INTRODUCCIÓN HISTÓRICA
Lo que llamo yo spaghetti boloñesa en mi casa...

Vamos, que si esto lo ve un italiano/a lo mismo me pone a caer de un burro porque ni será boloñesa ni ná, pero que yo lo llamo así y es una manera más que digna para uno, cuando se vive ya "independientemente en la república de nuestra casa", de comer pasta sin que se haga de la manera tan típica del estudiante. Es decir, coger, hervir la pasta, tirarla a un plato, abrir el tomate frito, tirárselo por encima artísticamente y ya, si estamos con el día generoso echarle un orégano o un quesito o ya, tirando mucho la casa por la ventana un trozo de atún de una lata recién "descorchada".

Pues como esto iba a ser un blog de cocina para principiantes (y no tan principiantes) vamos a hacernos un plato "con un mínimo de cocina", muy rápido (escasamente 20 minutos) y para salir dignamente de cualquier "traspiés".  Y para colmo, aparte de las posibilidades que tiene este plato como "plato congelable", es decir, que la salsa que sobre siempre se puede congelar en un tupper y en un momento de agobio en épocas de exámenes (o un día de trabajo eterno), llegar a casa, descongelar en el microondas y triunfar en lo que se cuece la pasta...

Por cierto, si queréis ver otra aplicación de la boloñesa por aquí os dejo el link de una rica LaSaÑa CaSeRa.




¿QUÉ NECESITAMOS PARA ESTA RECETA?
La infraestructura
Necesitamos:

* Tabla de cortar.
* Cuchillo afilado.
* Sartén grande.
* Olla para hervir agua.
* Una espátula de madera.

INGREDIENTES
Los materiales de construcción



Fácilmente, cosas que casi todo el mundo tiene pululando por la cocina:

* 400 gramos de carne picada (mixta, de cerdo y vaca).
* Media cebolla grande o una cebolla mediana picada.
* Un bote de 300 ml de tomate frito.
* Un chorro de aceite de oliva virgen extra (generoso).
* Spaghetti (nº 3).
* Queso parmesano rallado.
* Un diente de ajo grande.
* Sal.
* Pimienta.
* Orégano.
* Albahaca.






Las tres Marías

ELABORACIÓN
Mano de obra
 
 * Pelamos el diente de ajo (con el típico golpe "aplasta-ajo") y lo cortamos en finas lonchas. Ponemos aceite de oliva en el fondo de la sartén y a fuego medio doramos el ajo.

* Una vez el ajo haya empezado a coger color, añadimos la media cebolla picada finamente. Si no os gusta llorar, que creo particularmente que a nadie le vaya a gustar echarse una llorada por gusto, en Mercadona venden la cebolla picada congelada ya lista para usar, no hay que descongelarla ni nada. Sólo sacarla de vuestra máquina del tiempo llamada congelador (donde puede haber restos desde el Jurásico) y echarla a la sartén. Añadimos un poco de sal para que sude la cebolla y cocinamos hasta que se poche (se ponga transparente).
* Cuando ya esté todo pochadito agregamos la carne picada y con ayuda de la espátula la vamos separando hasta que quede reducida a la mínima expresión. Tiene que cocinarse por completo (nunca a fuego alto porque se deshidrataría muy rápido y quedaría la salsa super seca y la carne tiesa, aviso!!!) a fuego medio-bajo.

* Cuando la carne esté hecha le echamos un toque de pimienta y un buen toque de orégano y albahaca al gusto. Yo fui generosa con el orégano porque se me fue la mano pero, quedó rico. Todo hay que decirlo.

* Finalmente, añadimos la salsa de tomate mezclándola bien con la carne y la cebolla. Dejamos cocinar a fuego bajo-medio durante 5 minutos para que se integren los sabores. Probamos y si hace falta añadimos más sal y en caso de que la salsa se haya puesto un pelín ácida (que puede pasar dependiendo del tomate frito) se le añade para corregir la acidez una cucharita de postre rasa de azúcar. 

* Se cocina la pasta en agua con una pizca de sal (dos puntitas de cucharita de postre de sal aproximadamente) mientras reposa la salsa en la sartén. En este caso elegimos pasta Gallo (mejor Barilla de toda la vida pero como no había, pues Gallo) del nº 3. A menos número más fina la pasta, y a más fina más rico todo. Segú el fabricante se puede hacer en 8 minutos (al dente, osea, durita por dentro) o en 10 ("más suave" o lo que yo llamo, pasta pasada... pero para gustos sabemos que están los colores, así que cada cual que se maneje con su invento). Yo particularmente la dejé 7 minutos, la escurrí y la dejé en la olla con un chorrito mínimo de aceite (truco para que no se pegue al fondo ni entre ella).



* Finalmente, se sirve pasta, salsa al gusto y quesito rallado y se disfruta de un plato de pasta "cocinada" en menos de 20 minutos!!!!!
 
Espero que os guste la receta y si la hacéis o queréis comentar algo siempre podéis hacerlo dejando un comentario aquí en el blog, por Facebook eel grupo "Cocina Para Dummies" o en Twitter en @CocinaDummies. Muchas gracias por seguirme!!!