24 de agosto de 2012

CHoCo-BiZCoCHo a La TaZa

INTRODUCCIÓN HISTÓRICA
Caprichín exprés...

Esto es un bizcocho para tiempos de crisis, pero para crisis de dinero y de tiempo porque con 4 cucharadas de cosas que tenemos por casa, un huevo y 5 minutos de vuestra preciada vida sale un espléndido bizcochín!!! 
 
¿¿¿Nunca os ha pasado que os entra un "yo me comería..." y por casa no encontráis nada comestible??? No comestible en el sentido de que no es dulce, ni tiene chocolate, ni es esponjoso, ni ná de ná. 
 
Pues aquí os traigo la solución (voz en off de la teletienda), un bizcochín que siguiendo la filosofía de aquellas magdalenas que os dejé por diciembre del año pasado por aquí, se hace rápidamente, al microondas, resiste immersiones en vasos de leche, es untable y combinable con cualquier cosilla dulce que pilléis por casa.

Ahora, eso sí, es tan rápido de hacerse que a la vez, desaparece igual de rápido (mientras escribo la receta el pequeño bizcochín es devorado)... es el Usain Bolt de los bizcochos!!! Os apetece averiguar cómo se hace.... Preparados, listos, ya!!!!



¿QUÉ NECESITAMOS PARA ESTA RECETA?
La infraestructura
 
Lo mínimo indispensable:

* Una taza de las del cola-cao o café con leche de desayuno.
* Un tenedor para revolver.
* Una cuchara sopera para medir.
* Un microondas.
 
 La taza que os decía...
 
INGREDIENTES
Los materiales de construcción

* 1 huevo.
* 3 cucharadas soperas de aceite (girasol, oliva,... al gusto).
* 4 cucharadas soperas de leche.
* 3 cucharadas soperas de azúcar (o más o menos, dependiendo del dulzor deseado).
* 3 cucharadas soperas de chocolate en polvo (ColaCao, Nesquick, TirmaCao,... lo que haya).
* 4 cucharadas soperas de harina para repostería.
* 1/4 cucharita de postre de levadura en polvo.



ELABORACIÓN
Mano de obra
 
 Esto es lo mejor de todo, es suuuuuper rápido:

* Ponemos en una taza el huevo y lo revolvemos con ayuda del tenedor.


* Añadimos por este orden sin remover ni nada (por ahora):

 - 3 cucharadas soperas de aceite.
 
 
- 4  cucharadas soperas de leche semidesnatada o entera.


- 3 cucharadas soperas de azúcar (son como 9 de las del azucarero, plus minus), o más o menos dependiendo del gusto o edulcorante si sois diabéticos.
 
 
- 3 cucharadas soperas de chocolate en polvo, cacao puro o lo que haya por casa.


* Revolvemos todo hasta obtener una masa un líquida homogénea.


* A continuación añadimos una a una, revolviendo de forma intermedia, las cucharadas soperas de harina de repostería... y teniendo en cuenta que no deben quedar grumos.


* Una vez tengamos una mezcla homogénea y más espesa, añadimos una puntita de levadura en polvo, aproximadamente lo que cabe en un cuarto de cucharita de postre. Removemos enérgicamente.


* Metemos la taza con esa mezcla al microondas por 2 ó 3 minutos, veréis que el bizcochín crece y crece y parece que va a mutar, a saludar o a hacer la ola, pero no pasa nada. Os juro que no se sale de la taza. Si se sale, le echáis una buena bronca... El punto para saber si el bizcocho está listo es que parezca esponjoso, y pierda su aspecto húmedo externo. Brillante sí, pringoso no.

 Crece y crece...

Y así quedó!!!!

* Una vez horneado, con cuidadín, abrís el microondas lo sacáis y sin esperar... lo desmoldáis. Eso es fácil, se pilla un plato, se le da la vuelta a la taza por el asa (bendita asa, que estás ahí protegiéndonos de quemaduras de primer grado) y con ayuda de la cuchara de antes (o su rabillo) bordeáis la taza despegando el bizcocho de la cerámica. Saldrá limpiamente, o eso debería pasar si está bien hecho.


* Como el mío se ha marcado el baile de la conga dentro de la taza, he decidido, más que presentarlo como un pequeño "coulant" (sin relleno), cortado en porciones muy simpáticas que luego pueden mojarse en leche, untarse con mermelada de frutos rojos, queso crema,... etc etc... imaginación al poder, queridos lectores golosos.



Espero que os guste la receta y si la hacéis o queréis comentar algo siempre podéis hacerlo dejando un comentario aquí en el blog, por Facebook en el grupo "Cocina Para Dummies" o en Twitter en @CocinaDummies. Muchas gracias por seguirme!!! 

23 de agosto de 2012

SuSHi MaKi CaSeRo

INTRODUCCIÓN HISTÓRICA
El pinchito japonés...

El sushi es algo que causa, como diría Julia (del blog Sommes Démodé) un amor-odio en quien lo consume. Puede que inicialmente no te entre por el ojo porque aquello de ingerir pescado crudo puesssss como que no te motiva o que como me pasó a mí, decidí probarlo un día (casi que por obligación laboral) y luego me volví una "enganchada" literal de la comida japonesa y particular a mis queridos "makis" del alma y las bolitas de wasabi...
Mi primera experiencia "sushieska" fue hacia 2008 cuando trabajaba en Madrid y tenía un jefe de origen asiático que disfrutaba torturando a sus empleados llevándolos a comer a todos los sitios más pintorescos de comida internacional: japonesa, china, india, tailandesa,... y así. Decir, que la india no contó con mi beneplácito porque aquello era demasiado picante para mí, demasiado colorido (con tanto pigmento coloreado) y por aquella manía de coger todo con la mano derecha (y es que yo soy zurda y eso molesta) porque con la zurda en aquella cultura lo que se daba por hacer era limpiarse sus partes nobles y como que no estaba bien visto comer y asearse con la misma mano... digo yo, y si te lavas las "manoplas" eso no se puede permitir???

En fin, de la china (pero china china, no china de restaurante chungo chino) puedo hablar auténticas maravillas, y de la tailandesa (de la cual me declaro fan auténtica... ay mi querido Thai Garden de Madrid... cómo te echo de menos!!!!) más aún pero lo que me conquistó fue la comida japonesa, particularmente el sushi en todas sus variantes, en particular, los makis. Empecé por el Thao, un restaurante genial de Madrid que luego cambió de nombre, subió los precios... vamos, lo que suele pasar cuando algo bueno funciona y ahora que vivo en Sevilla, puedo decir que he encontrado su digno sustituto, un tal restaurante Samurai (muy propio el nombre) que está por el sevillano barrio de Triana, en la calle Salado si mal no recuerdo y que ya se podrían dejar caer una comida gratis(con esta promoción que les hago) para mí y mi novio que fue el que me lo descubrió. 

Hoy, os traigo la "receta de andar por casa" de los makis, los famosos rollitos de alga, rellenos de arroz y pescado o verdura que me encantan. Los ha hecho mi amiga Belinda (a la que le debo en gran medida la existencia de este blog y que, a pesar de ser filóloga hispánica, cocina muy bien...). Como después de la experiencia cocineril, nos hemos dado cuenta de que trabajo en un japonés no conseguiremos pues os comento que la niña busca trabajo, como profe de lo que sea relacionado con su campo o parecido, si es por Madrid, pues mejor. Dicho queda, querida Belinda. Para que luego digas que no te publicito. El CV os lo paso por mail si alguien precisa de sus servicios.



Vamos al lío!!!!!


¿QUÉ NECESITAMOS PARA ESTA RECETA?
La infraestructura
 
Nada del otro mundo, unos utensilios muy de andar por casa:

* Una tabla para cortar.
* Una olla con tapa de cristal, que llegado el momento veremos para qué es.
* Un colador o similar.
* Un cuchillo afiladito.
* Papel film transparente.
* Una cuchara.
* Un cuenco para agua.

Y además, especialmente necesitaremos:

* Una esterilla de bambú para hacer los rollitos.


* Unos palillitos chinos para comerlo de manera tradicional, o si no, un tenedor o las manos. Os comento que estos son la versión low cost desechable, que salen cuatro duros... tan baratos que a nosotras el señor de la tienda nos los regaló. También los hay en una versión más "pintoresca", con sus dibujos tradicionales y lacados, para que se puedan reutilizar de una vez para otra y cuestan 1 euro un par de palillos medio buenos. Para aprender a coger los palillitos aquí os dejo el siguiente vídeo.
 
 
 
INGREDIENTES
Los materiales de construcción


Para esta receta, tendremos que hacer una pequeña compra-inversión en un supermercado "japo" o similar, y por un módico precio (no más de 20 euros) saldremos con unas cantidades industriales de ingredientes para hacer sushi un par de veces.

Necesitamos:

* 2 vasos de arroz para sushi, digamos que mejor poner el que nos recomiendo el señor chinito.

 

* 5 cucharas soperas de vinagre de arroz o en su defecto vinagre de manzana y azúcar.

 

* Hojas de alga maki para hacer los rollitos.


* Surimi, salmón crudo o ahumado, atún fresco o ahumado, etc para relleno.

 

* Zanahorias, aguacate, para relleno vegetariano.
* 1 tubito de pasta de wasabi.


* Salsa de soja Kikoman.


NoTaS iMPoRTaNTeS

* El arroz SOS también vale pero no garantizo mismos resultados.

* El vinagre de arroz no es muy sencillo de encontrar, a nosotras nos "encasquetó" el dependiente japonés vinagre de flores... vamos, que nos dio gato por liebre, o gato por ternera como sucede habitualmente en ciertos restaurantes asiáticos. Un sucedáneo del vinagre de arroz puede ser la mezcla de vinagre de manzana (suave) con azúcar. Las proporciones aún no las tengo claras del todo, digamos que una puntita de azúcar por 5 cucharadas de vinagre está bien.

* El pescado crudo debéis CONGELARLO 48 horas antes de la consumición y descongelarlo previo a su utilización y sobre todo en verano no debe perder el fresco, es decir, no se puede dejar al aire libre para evitar contaminación del alimento. La congelación permite acabar con el famoso "anisakis" que tantos daños intestinales puede causarnos. Es importante este paso previo. Si no os gusta esta opción simpre se puede usar pescado ahumado obteniendo resultados similares.

* El wasabi o rábano picante es un condimento muy típico de la comida japonesa que añade picor a lo que se agrega. No es un picante muy insoportable, de hecho, en la escala de Wendy del 1 al 10 del picante, el wasabi estaría en un 5 mientras que un buen mojo picón estaría como por el 8 y el chile mexicano casi casi rozando el 10 (la perfección picantona).


ELABORACIÓN
Mano de obra
 
* Para preparar el arroz, primero tenemos que retirarle el almidón enjuagando el arroz repetidamente hasta que salga el agua clara con ayuda de un colador.
 
 

* Para la cocción del arroz necesitaremos una olla con tapa de cristal para vigilar la cocción. Pondremos 2 vasos de arroz y 3 de agua en la olla y la tapamos. Ponemos a fuego alto el arroz hasta que hierva, es decir, hasta que la tapa se empañe y veamos burbujitas en el agua. Llegados a ese punto bajamos el fuego (fuego bajo, posición 3 de 6 en una vitrocerámica normalita) y cocinamos SIN ABRIR LA OLLA por 15 minutos. Que si la abrimos a saber cómo queda eso!!!! Por cierto, garantizo que si se hace así, no se pega y se queda el arroz sequito sequito, en el punto.


 Cuando empieza la ebullición, se empaña el cristal
y bajamos el fuego


Aspecto del arroz tras 15 minutos de cocción
 
* Retiramos el arroz del fuego y lo dejamos enfríar. Según se enfría, añadimos 5 cucharas soperas de vinagre de arroz (o vinagre de manzana con azúcar) al arroz y revolvemos. Dejamos enfriar.

* Cortamos el pescado, surimi y verduras en tiras finas y reservamos.




* Tomamos la esterilla de bambú y la forramos por arriba y abajo con el film transparente para evitar que se manche con el arroz.


* Situamos el alga nori sobre la esterilla forrada y con un cuenco con un poquito del agua al lado, nos mojamos los dedos y tomamos un poco de arroz y lo aplastamos contra el alga dejando una capa fina (unos 3 o 4 mm), dejando una tira de medio centímetro por un extremo sin arroz. Ése será el sitio por donde cerraremos el maki. Mojamos dicho extemo del alga que no hemos recubierto con arroz con un poco de agua del cuenco con un dedo, lo cual actuará como "pegamento".




* En el extremo del alga, sobre el arroz, colocamos una línea con el relleno tal y como se ve en la fotografía.


* Con ayuda de la esterilla hacemos el rollito del alga, arroz y el relleno, apretando y dejando el rollo los más compacto posible. Cuando llegemos al extremo lo pegamos, mojando un poquito más con agua si fuera necesario.
 

 
* Para crear nuestros makis, falta cortar el rollito. Para ello, con ayuda de un cuchillo bien afilado (veréis que no era el caso aquí, porque el cuchillo que usamos mató al diablo y lo dejó vivo) cortamos a la mitad el rollo, y luego las dos partes que nos quedan en dos otra vez por la mitad y así, sucesivamente, hasta que tengan un tamaño que se pueda comer de un bocado. Y ya están listos!!!





NoTaS aL MaRGeN

* Otra variante para hacer con la misma técnica es el "Californian Roll", que consiste en hacer el rollito sin el alga que envuelve exteriormente, sólo con arroz y relleno, y luego recubrir los rollos con sésamo y cortar de la misma manera que hicimos los makis. Salen muy graciosos y muy ricos también.



Como sabréis, el sushi (a secas) consiste en una porción de arroz con forma de rectangulito (venga, pongámonos técnicos, en forma de paralelepípedo) y recubiertos por una lonchita fina de salmón, atún o bacalao. También podéis probar a hacerlos. O simplemente, comer el pescado en lonchitas pequeñas (sashimi).

Para comer el sushi-maki aparte de la técnica de los palillos, tenemos que saber que se mojan en una mezcla de salsa de soja con un poco de wasabi disuelto al gusto que pondremos en un cuenquito indivdual al lado de nuestro plato. La cantidad de wasabi es a gusto del cliente, realmente está muy rico con bastante picante puesto que el salado de la salsa de soja y lo sosillo del arroz hacen que la mezcla sea irresistible!!!!



Espero que os guste la receta y si la hacéis o queréis comentar algo siempre podéis hacerlo dejando un comentario aquí en el blog, por Facebook en el grupo "Cocina Para Dummies" o en Twitter en @CocinaDummies. Muchas gracias por seguirme!!! 

7 de agosto de 2012

BiZCoCHo De PiÑa aL ReVéS

INTRODUCCIÓN HISTÓRICA

El bizcocho a la potencia menos uno...
 
Aquí os dejo la receta de un bizcocho de piña que se hace al revés, sí sí como oís, un bizcocho que se empieza construyendo del tejado a los cimientos... sencillo a más no poder y muy muy delicioso y jugoso. Espero que os guste!!!!



¿QUÉ NECESITAMOS PARA ESTA RECETA?
La infraestructura
 
Hoy necesitaremos:

* Un horno.
* Una batidora eléctrica de varillas o la varilla manual y un buen brazo.
* Un molde desmontable.
* Una lengua de gato de silicona.
* Mini-báscula para pesar los ingredientes.
* Cucharas, cuchillo,... y lo de siempre.
 
 
INGREDIENTES
Los materiales de construcción

* 125 gramos de harina de repostería.
* 125 gramos de mantequilla.
* 125 gramos de azúcar.
* 3 huevos.
* 2 cucharitas de levadura química.
* 8 rodajas de piña en su jugo.
* 1/2 chupito de licor (vino dulce, por ejemplo).



ELABORACIÓN
Mano de obra
 
* Derretimos la mantequilla ligeramente en el microondas (unos 20 segundos) y mezclamos con el azúcar con ayuda de la batidora eléctrica hasta que el azúcar se derrita.
 

* Añadimos los huevos uno a uno y batimos durante un ratillo hasta añadir el siguiente para que quede esponjoso.


* Añadimos la harina poco a poco a velocidad media y cuando esté agregada subimos la velocidad para que quede bien esponjoso. Como se os ocurra la genial idea de añadir la harina con la batidora a toda mecha (y encima por el lado del ventilador....) podéis flipar, va a parecer los vientos del Sahara eso!!!!


* Agregamos las dos cucharitas de postre de levadura química y revolvemos bien. Yo casi casi me confundo y le echo el sobre por encima.... cuidado que no queremos que suba mucho el bizcocho.


* Ahora añadimos medio chupito de licor o vino dulce a la mezcla para aromatizar. En este caso yo, ni corta ni perezosa, le he puesto medio chupito de un vino dulce de Jerez reserva del 85'... vamos, casi como intentar hacer calimocho (o Kalimotxo, o como se escriba eso) con un Gran Reserva...


* Revolvemos bien la masa, que cogerá un colorcito más oscuro (dependiendo del licor) y la dejamos reposando un rato.


* Engrasamos el molde desmontable con un poco de mantequilla con ayuda de una servilleta y la mano. Seguidamente ponemos dos cucharitas de harina en el molde y sacudimos bien para que se reparta por todo el molde. Eliminamos el exceso.


* Distribuimos la piña en el molde de forma simétrica. Cuidadín porque debe estar bien escurrida para que no suelte excesivo líquido y no se pegue el bizcochón al fondo del molde.


* Distribuimos la masa en el molde sobre la piña y con ayuda de la lengua de gato lo repartimos bien.


* Horneamos el bizcocho durante 45 minutos (aproximadamente) a 180º-200º. Hay que tener cuidado para que el bizcocho no se nos queme ni se nos pase por dentro. Para ello hay que pincharlo con una aguja de coser (tricotar, y si no tenemos pues con un palillo o similar) y si sale limpia, ya está hecho. Sacamos el bizcocho del horno y lo dejamos enfriar un rato antes de comenzar el desmolde.


* Con un cuchillo y la lengua de gato, sacamos el molde lateral con cuidado de no romper el bizcocho. Seguidamente colocamos un plato o bandeja grande sobre la parte alta (tostadita) del bizcocho y con un paño rodeamos todo para ayudarnos a girarlo todo sin quemarnos. Damos la vuelta al bizcocho y despegamos la base del molde con ayuda de la lengua de gato y el cuchillo.


* Y debería quedar así después de todo el proceso.... es decir, un bizcocho de piña... al revés.




Espero que os guste la receta y si la hacéis o queréis comentar algo siempre podéis hacerlo dejando un comentario aquí en el blog, por Facebook en el grupo "Cocina Para Dummies" o en Twitter en @CocinaDummies. Muchas gracias por seguirme!!!