6 de enero de 2013

RoSCóN De ReYeS

INTRODUCCIÓN HISTÓRICA
Hoy nos comimos un rosco!!!!
  
Queridos Dummies, cocinillas en potencias y otros quema-fogones esporádicos que me leéis, hoy vengo dispuesta a romper varias leyendas urbanas sobre el roscón de Reyes. La primera, que es difícil de hacer y la segunda, que en casa no queda igual que los que se compran hechos.  Pues yo no es que quiera echar por tierra esas dos cosas así por la cara, pero sí es cierto que podemos hacer un roscón en casa de una manera no muy difícil porque el truco está en tener mucha paciencia porque llevar, no es que lleve un trabajo impresionante, lo que lleva es unos tiempos de espera que si se respetan y se trabaja con amor (oys oys oys) sale un dulce muy rico y con más sabor y textura más suave que los que nos venden fabricados en cadena... y por cierto, más baratos, que en estos tiempos... pues ya se sabe que más vale billetito en cartera que por el supermercado rulando!!!!
A título informativo: ayer, mientras me lo comía tan ricamente recordé que cuando vivía en Madrid tenía una compi de piso adicta (literalmente) a los Roscones de Reyes (del Corte Inglés, particularmente esos) y que aprovechaba estas fechas para colapsar las alacnas de la cocina de tales dulces antes de que los retiraran de las estanterías de dicho supermercado. Si esta niña descubriera ahora esto podríamos decir que estaría los 365 días del 2013 fabricando roscones en cadena...
 
¿¿¿¿Os apuntáis a ver cómo se hace???


ACTUALIZACIÓN: Por cierto, en 2015 he publicado este vídeo con todos los detallitos y algunas mejoras de la recetilla que tenéis más abajo (por si queréis imprimirosla o apuntar los ingredientes con calma). También tenéis otra entrada de 2014 donde hice los adornos del roscón, incluida la frutita de colores y el azúcar bolado "low cost".



¿QUÉ NECESITAMOS PARA ESTA RECETA?
La infraestructura
 
Necesitamos:
 
* Un bol grande para hacer las mezclas.
* Una báscula o pesa de cocina.
* Una lengua de gato.
* Papel film transparente.
* Papel de horno (2 hojas).
* Un pincel de silicona o similar.
* Tablas para cortar y cuchillos.  
* Un horno con una bandeja hermosa.



 
INGREDIENTES
Los materiales de construcción
 
Para la MASA del roscón, necesitamos:
 
* 350 gr. de harina de fuerza.
* 25 gr. de levadura fresca.
* 125 ml. de leche entera.
* 100 gr. de azúcar.
* 75 gr. de mantequilla sin sal a punto de pomada.
* 1 yema de huevo.
* Ralladura de una naranja.
* Una cucharada de ron añejo.
* Una cucharadita de aroma de azahar.
* 1/3 de cucharita de sal.
Adicionalmente, para la DECORACIÓN:
* 1 huevo batido.
* Fruta glaseada.
* Azúcar (humedecida con agua).
Por si queréis rellenarlo, podéis usar:
* Cabello de ángel (viene preparado ya en lata).
* Nata chantilly montada (tipo Ermol).
* Crema pastelera (ya vimos como hacerla en este LINK).
* Nata montada con una pizca de cacao puro.
Y lo más importante, una sorpresita y un haba para esconder dentro forraditas con papel de aluminio. Muy importante también, la sorpresa la meteremos cuando abramos el roscón para rellenarlo nunca al hornearlo porque se pueden derretir o desprender sustancias nocivas para la salud.
NoTaS aL ReSPeCTo De LoS iNGReDieNTeS
* La harina de fuerza es una harina especial que se usa en la fabricación de panes y bollos que se caracteriza por tener una mayor cantidad de gluten. Es especial para este tipo de roscón porque junto con la levadura fresca el bollo crece (leva) sin necesidad de hornearlo como pasa con las harinas de repostería tradicionales.
* La levadura que hemos usado es levadura fresca (que se vende en taquitos en el Mercadona), también se podría usar levadura liofilizada pero NUNCA levadura en polvo de hornear (tipo Royal) porque esa levadura sólo se activa con calor dentro del horno y no podríamos conseguir que la masa levara las veces que necesitamos fuera del horno para que esponje como debe hacer.
* La mantequilla en punto de pomada es aquella que tiene la consistencia de una crema para aplicar sobre el cuerpo, por ejemplo, la crema-potingue que muchas y muchos nos echamos en la cara por la mañana y por la noche para estar más guapas y guapos. Bueno, claramente uno no tiene por casa andando mantequilla en plan pomada para untarse a diario, ¿no? Bueno, lo normal es tenerla por la nevera hecha un bloque duro de cemento armado. Para volverla "pomada" lo que haremos es cogerla en un recipiente, cortarla en tacos no muy pequeños y meterla al micro durante 20-25 segundos a 500W. Con esto se habrán derretido partes sí y partes no. Bien. Seguidamente con una cucharilla vamos a mezclar las partes más calentitas con las menos y revolver para intentar hacer una mezcla medio homogénea y más bien líquida. Acto seguido la introducimos en la nevera 5 minutos y sacamos y revolvemos otra vez, al sacarla debe tener la consistencia que veréis en la siguiente foto.



* El aroma de azahar NO CONFUNDIR con el agua de azahar es un aroma potente de azahar mucho más concentrado que el agua de azahar. Lo podéis conseguir en el super en un bote azul como el que os muestro a continuación. Cunde muchíiiiiisimo así que si os parece cara pensad que por cada roscón sólo necesitaremos una cucharita de postre. Imaginad cuántos roscones podremos hacer con un bote!!!! Por cierto, MUY IMPORTANTE hay que asegurarse de que el aroma sea COMESTIBLE.



ELABORACIÓN
Mano de obra
 
*  Primero vamos a disolver la levadura fresca (desmenuzada con las manos) en la leche que esté a temperatura tibia (ni hirviendo ni fría de la nevera, mejor darle un puntito de calor en el micro) y revolver para asegurarnos que se disuelve bien. Dejaremos que la levadura esté con la leche durante 15 minutos para que se vaya activando.


* Mientras tanto, reservamos 30 gramos de la harina para amasar luego y con el resto lo vamos a tamizar con ayuda de un colador en un bol.
* Haremos un huequito en el centro de la harina tamizada con ayuda de la lengua de gato (a modo de volcán inverso) donde verteremos el azúcar y la ralladura de la piel de una naranja entera. Por cierto, al rallar la naranja vamos a tener cuidado de no llegar a la parte blanca porque esa parte nos puede amargar el dulce.
* Una vez transcurridos los 15 minutos del paso de la levadura añadimos la leche a la harina y revolvemos sólo la parte central (evitando incorporar toda la harina de los bordes) hasta que se forme una papilla homogénea en la parte central del bol.

* Cuando tengamos la papilla en la "zona cero" del bol añadimos la mantequilla en pomada, la cuchara de ron, la cucharita de postre de agua de azahar, la yema de huevo (la clara no) y la puntita de sal.




* Ahora mezclamos todo con la lengua de gato haciendo movimientos envolventes incorporando poco a poco toda la harina (incluso la del fondo) hasta que nos quede LITERALMENTE una bola pegajosa.
* Ha llegado el momento de pringarse y trabajar en la mesa. Vamos a espolvorear generosamente el sitio donde vamos a amasar el roscón con la harina que reservamos (no toda) y colocamos la bolilla pegajosa sobre la harina y espolvoreamos también un poco por encima. Trabajaremos la masa y notaremos que conforme se pega la masa a todos sitios (porque eso es así) irá cogiendo cuerpo y despegándose poco a poco. Hemos de tener en cuenta que hay que añadir el mínimo de harina posible a la masa porque si la masa queda seca, el roscón nos quedará denso y apelmazado. El punto para saber si la masa está bien hecha es que pueda rodar por la superficie de trabajo pero si la dejamos parada se pegue.

* Ahora haremos una bolita con la masa, la colocaremos en un bol donde habremos espolvoreado un poco de harina en el fondo y otro poquito (en la foto me pasé ocho pueblos echándole por encima) por encima. Taparemos el bol con papel film de manera que quede bien cerrado y lo dejaremos reposar de 2 a 3 horas hasta que doble su volumen. Lo ideal es dejarla en un lugar cálido, por ejemplo, en una habitación donde haya un radiadorcito o en la cocina si estamos cocinando a la par que haciendo el roscón.
* Pasado este tiempo y que la masa haya doblado su volumen, la sacamos del bol y amasamos durante un minuto para que la masa pierda el aire que haya cogido (tiene gracia, 3 horas cogiendo aire para ahora quitárselo en un minuto, no?). Formaremos una bola otra vez y ahora con ayuda de los dos pulgares (y teniendo en cuenta que se va a volver pringosilla y de difícil manipulación) haremos un agujero en la parte central de la bola y estiraremos haciendo un aro.
 
* Colocamos el aro sobre la bandeja de horno provista de un papel de horneado y con cuidado (porque la masa se volverá a pegar) lo iremos estirando y dando forma de roscón poco a poco. Hay que ser generosos dejando un buen espacio central porque el rosco volverá a crecer bastante entre la segunda espera y el horneado.
* Vamos a cubrir el roscón con otra hoja de papel de horno (para que no se nos seque con el aire) y lo dejaremos levando durante una hora más (u hora y media si lo veis que no ha experimentado mucho cambio).
 
 
* Cuando esté grandecito, vamos a batir un huevo y pintaremos toda la superficie del roscón. 
 
 
 
* Decoraremos con fruta glaseada (o escarchada) y con azúcar que previamente habremos humedecido con unas gotitas de agua (aproximadamente 2 cucharitas de agua y 5 de azúcar para dos roscones).
 

 
 
 
* Precalentamos el horno a 160º con calor de arriba y abajo y hornearemos el roscón durante 25-30 minutos hasta que se dore. 
 
 Roscón número 1
"el blankuski"

Roscón nº 2:
"el morenito"

 
* Dejaremos el enfriar el roscón sobre una rejilla antes de rellenarlo.
 

 
Y éste es el aspecto final que tuvieron nuestros dos roscones, uno lo queríamos rellenar de cabello de ángel y otro de crema pastelera pero como a todos no nos gusta todo, pues hemos dejado que cada cual se lo rellene de lo que quiera o que se lo coma solo. Que por cierto, sólo está de muerte. Os debe quedar blandito, con una consistencia como la de los panes de leche o brioches.
 


 
 
Si lo rellenáis posiblemnte al día siguiente estará más blandito que si lo dejáis sin rellenar. Tened la precaución de guardarlo en una cajita y no dejarlo al aire para que no reseque o bien hornearlo el mismo día de Reyes y tenerlo la noche antes reposando dentro del horno así quedará suuuuuper esponjoso!!!!!
 
Qué aproveche y feliz día de Reyes!!!!
He aquí el roscón de Reyes,
tradición de un gran banquete
en el cual hay dos sorpresas
para los que tengan suerte

En él hay muy bien ocultas
una haba y una figura,
el que lo vaya a cortar
hágalo sin travesuras

Quien en la boca se encuentre
una cosa un tanto dura
a lo peor es el haba
a lo mejor la figura

Si es el haba lo encontrado
éste postre pagarás
más si ello es la figura
coronado y rey serás.

 
Espero que os guste la receta y si la hacéis o queréis comentar algo siempre podéis hacerlo dejando un comentario aquí en el blog, por Facebook eel grupo "Cocina Para Dummies" o en Twitter en @CocinaDummies. Muchas gracias por seguirme!!!